Driving-in-rain-at-night
 
¿Sabías que en México más del 6% de los accidentes vehículares en las carreteras federales a lo largo del año son provocados por las lluvias?
Dato recopilado del informe del Centro de Experimentación y Seguridad Vial (Cesvi).
Por ello en temporada de lluvias es crucial que consideres los siguientes aspectos para conducir con seguridad en carretera:

1. Aumenta la distancia de seguridad con el resto de vehículos. Cuando llueve, lo aconsejable, es doblar la distancia de seguridad. De esta forma, si se suscita algún percance en el camino, se podrá desacelerar a tiempo, evitando un accidente.

2. La lluvia empeora notablemente la visibilidad y las condiciones de la vía por lo que se hace imprescindible disminuir la velocidad.

3. Realiza desaceleraciones suaves y progresivas. Con la lluvia las carreteras se vuelven resbaladizas, por lo que debes evitar frenar de golpe y hacerlo de manera paulatina.

4. Precaución con el efecto Aquaplaning. ¿Te preguntas qué es?
El conocido aquaplaning se produce al atravesar un charco o balsa de agua. El neumático no es capaz de evacuarla, perdiendo su contacto con la carretera con la consecuente pérdida de control del conductor sobre el vehículo. Reducir la velocidad, nunca frenar y sujetar con firmeza el volante son las claves para superar este efecto.

5. Control de nervios, si eres de las personas que se ponen nerviosas al conducir bajo la lluvia, puedes hallar un lugar y aparcar hasta que se detenga, o bien, conducir a baja velocidad y evitar cambios bruscos de dirección.

6. Mantener los cristales limpios y sin vaho, ya que los cristales del coche se enturbian con las gotas de lluvia y se vuelven casi opacos al empañarse.

7. Uso correcto de las luces. Con lluvia es imprescindible conducir con las luces de cruce o cortas siempre encendidas, tanto para ver como para ser visto por el resto de vehículos. Si es necesario estaciona y espera a que la lluvia baje un poco.

8. En la medida que sea posible, evita rodar sobre líneas o marcas blancas de la carretera, puesto que con la humedad el vehículo pierde adherencia al circular sobre la pintura blanca que se utiliza para delimitar las carreteras.

9. Revisa frecuentemente la presión y estado de los neumáticos. Al tener tu auto en óptimas condiciones reduces el riesgo de tener un percance.

10. Mantener neumáticos, frenos y amortiguadores en perfecto estado. 
Estos tres elementos del coche permiten afrontar la conducción bajo la lluvia de una manera mucho más fiable y segura. 

11. Contar con un seguro en caso de cualquier percance.

¡Tip extra! Sigue la huella del coche precedente, ya que los neumáticos a su paso secan la carretera por lo que rodarás sobre la zona más “seca” de la zona.

 
Ante todo, conduce con sentido común, por tu protección y por la de los demás.

Suscríbete al blog

Entradas Recientes