Captura de pantalla 2019-02-28 a la(s) 6.06.23 p. m.

 

Don Enrique Herrera lo volvió a hacer: se llevó el mejor vehículo y el más caro del segundo día de la subasta a martillo que organizó el presidente Andrés Manuel López Obrador para deshacerse de los autos fífís del gobierno federal.

El empresario regiomontano adquirió la que llamó “la verdadera Bestia Mexicana” en un millón 607 mil pesos, que es una Suburban negra modelo 2014 y que utilizó el ex presidente Enrique Peña Nieto, y que es única en su tipo en México, pues tiene motor a diésel, fue fabricada en nuestro país y tiene un blindaje VI, que repele disparos hasta de un fusil de alto poder, conocido como “Barret calibre .50”.

Herrera, quien es CEO de la empresa de seguridad TPS Armoring, dijo que se va contento. Se ajusta los lentes y revela que en dos días se gastó 4 millones 500 mil pesos para adjudicarse siete vehículos blindados para su negocio. “Es una muy buena inversión y la recuperaré en dos años de trabajo”, aseguró.

Aunque Enrique Herrera no votó por López Obrador, se dijo dispuesto a apoyarlo en su administración al adquirir estos vehículos y apoyar a fondear la Guardia Nacional, y puso a disposición del tabasqueño la Suburban y el Audi, que le costó casi 2 millones de pesos, para el traslado de presidentes extranjeros que visiten nuestro país o del propio Presidente de la República cuando visite zonas peligrosas.

Herrera rompió el mito de que los regiomontanos son “codos” y en dos días gastó millones de pesos. “Es puro mito, los regios no somos codos… somos codísimos (ríe). La gente de Monterrey somos gente de mucho trabajo. Nos hicieron fama, pero ya no somos codos”, arma.

“Hay tiro”. Este domingo acudieron menos personas que el sábado y se alcanzaron a vender 94 de 107 vehículos ofertados de los 218 que contenía la otilla en total. Hubo gente contenta, otros decepcionados e incluso quien consideró que los precios estaban muy altos, iguales a los del mercado.

En la subasta tocó el turno a otra de las camionetas más codiciadas y que era una BMW 2014, color negro, con blindaje nivel 3 y que fue vendida en 810 mil pesos a Rubén Vázquez, quien aseguró que era por el vehículo que acudía. “Para ir a los chicles o por las tortillas, no queda para otra”, respondió cuando se le preguntó para qué la utilizaría.

Jorge Gómez Leyva, quien es el “gritón” o “ringman” que bautizó el Audi A8 como La Bestia Negra Mexicana, consideró que esta subasta fue todo un éxito y se rompió récord de asistencia. “Yo soy el mismo, mañana tengo otra actividad y a lo que sigue, pero muchos amigos me han hablado para comentarme que estoy en las redes y ya salí en la tele, y ahora hasta autógrafos me piden”.

Fueron dos días de pujar por motocicletas, coches, camionetas, camiones, remolques, tráilers, tractores. Millones de pesos iban y venían. Se fue gran parte de los coches machuchones o fífís que tenía el gobierno federal y en la próxima subasta se irán las aeronaves del extinto Estado Mayor Presidencial.

 

Suscríbete al blog

Entradas Recientes