Escolta_V2

Contratar protección personal privada ya no es un lujo, sino una necesidad ante los altos índices de violencia en algunas partes del país, por lo mismo, hay que saber qué funciones cumple un escolta y cómo seleccionar al mejor proveedor de este servicio. 

Desde los altos directivos de empresa, los políticos y las celebridades en su vida diaria hasta los empleados encargados del traslado de valores o cualquier persona que transite por zonas peligrosas, las situaciones de riesgo que enfrentan demandan la presencia de servicios de seguridad privada.

Este tipo de asistencia, brindada por agentes altamente capacitados, cumple diversas funciones, todas encaminadas a salvaguardar la integridad de los contratantes.

Contar con seguridad privada ofrece, además de protección, otros beneficios.

Razones que van más allá de la protección

Entre los beneficios adicionales están:

  • Tranquilidad. Ya sea por la protección personal o por la de familiares o empleados, el saber que tú y ellos están seguros en todo momento del día, o durante un evento o traslado en particular, permite que te concentres en tus actividades profesionales cotidianas.

  • Prevención de situaciones de riesgo. La misión principal de un escolta privado es no tener necesidad de enfrentar un evento desafortunado. Su tarea primordial es evaluar si el lugar al que asistirá su protegido o la situación en que estará plantea riesgo o peligro alguno.

  • Asistencia permanente. Ya sea para la recepción y evaluación de paquetes o para atender emergencias médicas, un agente de seguridad personal estará capacitado para reaccionar adecuada y rápidamente, y así salvaguardar la integridad de la persona bajo su cuidado.

Su valor está en la selección y capacitación

Si lo que buscas es contratar un servicio de seguridad privada, te tranquilizará saber que los guardaespaldas o escoltas son seleccionados por las empresas de seguridad después de una exhaustiva investigación de antecedentes y una cuidadosa evaluación psicológica, y que, como parte de su capacitación, aprenden a desempeñarse en ambientes sociales exclusivos, siendo discretos y corteses; además, es común que sean bilingües.

Aun cuando se favorece que tengan experiencia militar o policial, por el entrenamiento y la disciplina que en esas actividades adquirieron, no es un requisito indispensable, como tampoco lo es que sean físicamente muy grandes, ya que eso les impediría pasar inadvertidos.

La discreción es indispensable cuando el contratante no desea que su presencia sea muy visible o atraiga la atención de la delincuencia hacia su persona, y también lo es el autocontrol, pues un escolta no es entrenado para agredir, sino para reaccionar y proteger.

¿Cómo contratar a un guardaespaldas?

Primero debes quitarte la idea popular de que un escolta es un matón que estará dispuesto a agredir a otros por una orden tuya. Eso sería violar la ley y lo distraería de su misión: protegerte.

Debes acudir a una empresa especializada y con buena reputación que demuestre sus certificaciones y que su personal cumple con los requisitos de no tener antecedentes penales y cubre un perfil psicológico que lo hace confiable.

La contratación la puedes hacer permanente, en cuyo caso el personal de protección pasa a formar parte de tu círculo personal, o por eventos u horas, como en el caso de traslados de valores o visitas a zonas, ciudades o países de alto riesgo.

No es extraño que la empresa a la que acudas desee conocer a fondo tus actividades, pues es su forma de evaluar cuál es tu perfil de riesgo y el ambiente en el que te desenvuelves para así ofrecerte al personal ideal a tus necesidades.

Dependiendo de si la protección es para una o varias personas, si se trata de niños, o si alguno de los protegidos tiene una condición de salud preexistente, será el plan de seguridad y el número de agentes propuestos, así como la capacitación, e incluso el género de los escoltas que te ofrezcan.

Pueden requerirse más de dos escoltas, preparados para conducir vehículos blindados o brindar primeros auxilios, por ejemplo, o ser preferible que sean mujeres para que la persona a proteger, especialmente en el caso de niños, se sienta más cómoda.

Las razones para contratar un guardaespaldas son claras, el cómo contratarlo depende de tus necesidades; pero siempre deberás asegurarte de que sea una persona bien capacitada y confiable, y eso solo lo conseguirás acudiendo a una empresa con experiencia y buena reputación.

Entradas Recientes